“Yo no sé de política, pero sí sé de la enfermedad de mi hija y sé de ser madre”

(Pueblo Regional) Mirtha vive en el barrio Tiro Federal. Tiene una hija de 41 años que es epiléptica desde los cinco. Es decir, pasó toda la vida consumiendo cuatro pastillas diarias, durmiendo todo el día y sin relacionarse con la gente.

Mirtha cuenta que hace un mes y medio empezó a darle aceite de cannabis y sus vidas cambiaron rotundamente. Ella perdió una hija producto de un cáncer hace cuatro años. “Si hubiese conocido esto se lo hubiese dado”, dice.

“Yo me pregunto si las que toma no son drogas. Son de las peores. Han robado hospitales, han hecho cualquier cosa por esas pastillas. Y el aceite no es una droga”, enfatiza.

“Hoy tengo otra hija”, dice Mirtha, y detalla: “Es una chica que cocina, hace sus mandados sola. Solamente sabía escribir su nombre, no sabía leer. Le gustaba mucho pintar y lo había dejado. Ahora pudo volver a hacer todas esas cosas. Esas cosas nos están pasando y solamente hace un mes y medio que toma el aceite”.

Respecto a la polémica desencadenada a partir de las declaraciones del senador Lisandro Enrico, explicó que no tiene nada en contra del legislador. “Yo no sé de política, pero sí sé de la enfermedad de mi hija y sé de ser madre”. Y completa: “Él se tendría que poner en mí lugar, porque me está llevando a que yo infrinja una ley, porque no voy a dejar de darle las gotas a mi hija. Nos debería haber preguntado qué necesitamos”.