Caso Calabrasa-Luna: Violencia política mirada con un solo ojo

(Venado Tuerto) En los últimos tiempos se ha convertido en una imperiosa necesidad mediática buscar ante cualquier caso de escándalo cuasipolítico, algún tipo de ligazón entre el malo de la historia con el kirchnerismo. Así van las cosas: desde un intendente riojano encontrado en un prostíbulo, hasta el más reciente caso del candidato a diputado nacional Juan Cabandié que en mayo (sí, hace cuatro meses) tuvo un altercado con una agente de tránsito a la que amenazó con un “correctivo” por una multa, todo es medido con la misma vara. Entre medio, en cualquier hecho cercano a la ilegalidad, aunque no esté comprobada tal condición, lo primero que se busca es algún dirigente que, aunque sea, tenga una k en el apellido para pegarlo con el Gobierno nacional.
Para corroborar esta hipótesis, vale la pena ponerse a pensar qué tratamiento hubiese tenido el caso de los ambientalistas argentinos integrantes de Greenpeace, Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi, detenidos en Rusia, si representasen a La Cámpora o alguna organización afín a la administración de Cristina Fernández. Seguramente los titulares de La Nación, Clarín y TN, no serían muy lejanos a “Nueva vergüenza nacional: piratas K detenidos en Rusia”. Por suerte para Speziale y Pérez Orsi, parece que no les encontraron en el ADN político ninguna simpatía con la administración nacional, y por eso todavía son noticia en el gran pulpo mediático.

En el tuerto venado
Llegando al ámbito local, en los últimos días hizo eclosión un caso muy particular, pero con estos mismos lineamientos. La primera versión, conocida a través de un comunicado emanado de la secretaría de prensa del radicalismo, más precisamente del senador Lisandro Enrico, llevaba este curioso título: “Docente del Profesorado Nº 7 de Venado Tuerto atacó a trompadas a alumno de la carrera de Educación Especial”.
Sobre el estudiante agredido, Maximiliano Luna, sólo se informa que tiene 26 años y que es estudiante de tercer año de la carrera de Educación Especial del Instituto del Profesorado; evitándose mencionar que es el presidente de la Juventud Radical venadense, ni más, ni menos.
En cambio, del supuesto agresor, Andrés Calabrasa se detalla que además de profesor de la carrera de Arte, es “militante kirchnerista de la corriente PCCE (Partido Comunista Congreso Extraordinario), y que en el momento del “encontronazo” con Luna, estaba “escribiendo las paredes de la iglesia Emanuel con mensajes a favor de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el Che Guevara y el PCCE.
En este punto vale destacar que ya el titular original de los muchachos de la Boina Blanca es parcialmente mentiroso, porque no se trata solamente de la supuesta agresión de un docente a un alumno, sino de un enfrentamiento entre “cuadros políticos” de partidos antagónicos. Necesariamente la mirada de la opinión pública sobre el caso hubiese sido muy diferente si el conflicto se planteaba de esta manera.
Volviendo al documento radical, en un poco creíble mensaje conciliador, Luna asegura haberle dicho a Calabrasa: “Respeten la institución, traten de no pintar, porque la iglesia no lo permite. Primero tienen que pedir permiso”. La respuesta del docente no se hizo esperar y al grito salvaje de “vos ya me debes una”, le habría propinado unos “trompis” al educado estudiante…Así contado parece una muy mala película yanqui, pero esa es la versión del comunicado radical.
Por su parte, el profesor de Arte plantea la cuestión al revés, pero como el que pega primero pega dos veces, la desmentida tuvo muy escaso eco periodístico, al tiempo que un grupo de estudiantes del Profesorado que el martes le hizo la pata a Luna con una sentada en el Instituto, tampoco dio crédito a los dichos del docente.
Según Calabrasa, “lo sucedido la noche del viernes fue relatado como un hecho de violencia unilateral de un militante sobre otro, cuando en realidad, quien dice ser víctima de violencia, fue a provocar con agravios a dos militantes que estaban pintando una consigna en una pared ya intervenida y pintada con anterioridad”.
En un comunicado firmado por el Partido Comunista Congreso Extraordinario (PCCE), La Cámpora, Partido Solidario en Nuevo Encuentro y Partido Justicialista, se realiza el siguiente análisis: “Imaginemos una situación inversa, en donde militantes del radicalismo, socialismo o PRO estén haciendo uso del derecho democrático de expresar sus consignas y se baja un militante kirchnerista de su vehículo para increparlos groseramente. La noticia sería la misma para determinado sector, y también la titularían ‘Violencia K’”.
“Me siento con mucha impotencia, porque es la primera vez que vivo algo así. Es muy doloroso para mí lo que pasó, porque este señor es un docente, educador y formador de personas, y con esta actitud totalmente autoritaria solo demuestra lo contrario a lo que predica”, remarca Luna a través del comunicado de la UCR.
En cambio, en la respuesta de los sectores K, por llamarlos de alguna forma, se recuerda que “Luna viene acosando verbalmente al profesor Andrés Calabrasa desde hace un año, cuando ambos formaban parte del Consejo Académico del ISP Nº 7, vociferándole palabras agraviantes ante la presencia de todos los miembros del Consejo. Esta acción fue repudiada por docentes y alumnos que elevaron nota ante el Consejo Académico, y Maximiliano Luna debió pedir perdón sobre lo ocurrido”.
En este convulsionado y violento clima preelectoral vale destacar un hecho ocurrido el domingo cuando fue derribado a mazazos un muro de la avenida Dr. Luis Chapuis, entre Piacenza y Nora Basualdo, donde estaba pintada la consigna “La izquierda con Cristina”. El hecho, a diferencia del caso Luna-Calabrasa, tuvo nula trascendencia mediática.
“Este es el miserable fruto de la violencia que generan los medios cuando emiten noticias que no han sido chequeadas, con fines muy sombríos que convendría analizar”, cierra el comunicado firmado por el PCCE, La Cámpora, el Partido Solidario en Nuevo Encuentro y el Partido Justicialista, con la rúbrica entre otros dirigentes de José Luis Freyre, Eduardo Toniolli y Víctor Ubaltón.

31.10.2013
2:50 Hs

Etiquetas: