Villa Minetti y Santa Margarita duramente golpeadas por la crisis hídrica

Dos localidades del norte santafesino que sufrieron con dureza la tragedia de las inundaciones son Villa Minetti y Santa Margarita. En estas localidades el agua llegó por la superficie, a diferencia de Tostado donde el inconveniente mayor fueron las intensas precipitaciones en pocas horas.

“A Villa Minetti y Santa Margarita llegó el agua por tierra porque cedieron las defensas de los pueblos. En el caso de Villa Minetti que es la segunda ciudad más grande del departamento Tostado, en la madrugada (del 15 de enero) comenzó a llegar el agua, empezaron a sonar las sirenas de los bomberos anunciando esto, y a la mañana estaba todo el pueblo tapado por el agua”, describió Hugo González, habitante de la ciudad de Tostado y responsable del Centro de Atención Judicial (CAJ) en diálogo con PUEBLO Regional.

Por la localidad pasó el gobernador Miguel Lifschitz días atrás y fue duramente cuestionado por los pobladores por la falta de obras hídricas en la región.

“Esta inundación se produjo porque se desbordaron los canales por el agua que llegó del norte. Es todo un mix de cosas, pero entre ellas está la falta de obras. Se había cuestionado mucho a gestiones anteriores porque habían quitado unas defensas que había en el pueblo y que podrían haber evitado el ingreso del agua al pueblo. Ahora las defensas se improvisaron con bolsas de arena pero no lograron frenar la llegada de agua que venía del norte y Santiago del Estero”, explicó González.

En el caso de Santa Margarita quedó prácticamente aislada porque se levantaron defensas todo alrededor del pueblo para evitar el ingreso de agua al casco urbano.

Al analizar lo que les deparara el futuro, González fue contundente: “Estamos muy acostumbrados a trabajar en la urgencia y la noticia. Se pasa la urgencia y la noticia y todo sigue igual. Estas son obras de 30 o 40 años que se las está pidiendo, sobre todo relacionadas con trabajos que hay que hacer con Chaco y Santiago del Estero. El problema es que las obras que tendrían que ser estructurales terminan siendo coyunturales y este problema seguramente se volverá a presentar. No estoy esperanzado de que esto genere una solución definitiva”.