Trece años de vigencia: Revista Ojito llegó a su edición 150 de humor ácido y local

(Pueblo Regional) Hacer humor local en Venado Tuerto no es una tarea fácil, y si a eso se le suma plasmarlo en forma de revista se vuelve casi imposible. Sin embargo, Miguel “Mili” Lerotich, con su estampa “quijotesca” es un especialista en esto de ir contra los molinos de viento y en este febrero llegó a los 150 números de su publicación “Ojito”.

“Ojito es una revista de humor que se edita de manera mensual, en forma ininterrumpida, en estas 150 ediciones”, relató Lerotich a Pueblo Regional, para luego detallar que “la impresión siempre se hizo acá, en Venado Tuerto, primero con Sebastián Tossi en Impresos Gándara, y hace cuatro números que la imprimo en forma particular, a partir de que me compre la máquina para hacerlo”.

Sin miedo a la réplica, Mili comentó que “es una revista hecha en clave de humor que cita a mucha gente de Venado Tuerto y es una forma de contar la idiosincrasia de la ciudad haciendo reír y sin entrar en la vida personal de nadie”.

Para despejar dudas el humorista, músico, actor, periodista, conductor radial y ex futbolista amateur, asegura que “en estos 13 años de la revista no he tenido nunca un problema personal con nadie. Ha sido tomado todo de buena manera”.

Son colaboradores de “Ojito”, Walter Abaca (otro correcaminos del humor venadense, y una especie de Sancho Panza de Lerotich) que en cada edición, desde el inicio de la revista, escribe un cuento para la página central.

Otro que hace su aporte es el historietista dibujante, Marcelo Perucca, encargado de la tapa de cada número. Juan Carlos Quattordio, destacado historietista de trayectoria nacional, es otro de los aportantes a la revista y que “acompañó este proyecto siempre”, destacó Mili.

“En todo este tiempo nunca se me cruzó por la cabeza la posibilidad de dejar de hacerla. Me levanto todos los días con ganas de seguir haciéndola, y un poco el motor de la revista es eso”, apuntó el humorista y a modo de amenaza lanzó: “Mientras yo tenga ganas y la disfrute, la voy a seguir haciendo”.

Para el cierre y ya al borde de las lágrimas (el colmo de un humorista), Lerotich agradeció a los auspiciantes, a los lectores, a la gente que acompaña y a la familia que “son parte de todo esto y de hecho Revista Ojito es como un hijo, al cual todos los días vas tratando de hacer crecer”.

banner-pueblo-reg

banner-pueblo-reg

Noticias Relacionadas