Reclamo policial sin cese de servicios en Venado Tuerto y General López

(Venado Tuerto) El domingo, a media tarde, poco más de 30 agentes de la Policía de Santa Fe se comenzaron a manifestar frente a la Comisaría 2° de Venado Tuerto. Se trataba de efectivos que se encontraban de franco por lo que, según todos confirman (tanto fuentes policiales, como gubernamentales) los servicios de patrullaje, guardias en sitios determinados, el 911 y el Comando Radioeléctrico trabajaron normalmente. Los agentes están acompañados por sus familias, dado que el reclamo tiene como norte esencial en Venado Tuerto (aunque otros trasnochados pretendan otra cosa) reivindicaciones de tipo salarial.
Los únicos servicios que fueron afectados son los adicionales, de allí que el servicio brindado por los bancos o los partidos de fútbol que se debieron jugar el domingo (y se suspendieron) dejaron en evidencia que algo grave sucedía.
Pese a que la arenga por el levantamiento policial proviene de la agrupación Apropol, desde el miércoles pasado (actuando con oportunismo ante el caos vivido en Córdoba, como veremos de inmediato, y con algunos reclamos claramente sediciosos o extorsionadores) en Venado Tuerto lo que se pide son salarios más altos y mejores condiciones de laburo para los trabajadores policiales.
“De los que estamos acá nadie está participando de Apropol; pero queremos que nos mejoren los sueldos; no podemos seguir así”, manifestó a PUEBLO Regional uno de los agentes frente a la Comisaría Segunda.
Los más de 30 policías son de los denominados “vigis”, agentes rasos que forman parte de la base salarial dentro del escalafón policial, que plantean las dificultades de representación que les genera la falta de identificación con la superioridad que percibe sueldos radicalmente distintos.
Agentes de localidades vecinas como Carmen, Elortondo, Santa Isabel, Aarón Castellanos, Firmat, Murphy, entre otras, se acercaron hasta Venado Tuerto para apoyar el reclamo.
Hasta el domingo (fecha en que se comenzaron las negociaciones para desactivar el reclamo) un agente policial recibía entre 5.200 y 5.500 pesos de bolsillo; con un básico detallado en el recibo de sueldo que, a veces, rondaba los 500 pesos.
“La situación de la policía no es distinta a la de otros agentes del Estado provincial, sean docentes, gente de UPCN o ATE. Lo que sucede es que existe gran cantidad de suplementos que hacen que ese sueldo básico en realidad sea mucho más elevado. En el caso policial los suplementos ‘por riesgo profesional’, por ‘dedicación especial’ y otros tantos asignados por sucesivos decretos amplían sustancialmente ese monto que figura en el recibo de sueldo, siendo todos ellos remunerativos, por lo que son tenidos en cuenta a la hora de abonarse los aportes a la caja de jubilaciones. Son sumas que están en blanco, lo que pasa es que el recibo está desagregado de esa forma porque habría que modificar varias leyes, derogar decretos, cambiar normativas, para que toda la suma que perciben quedara establecida como sueldo básico”, señaló a PUEBLO Regional Oscar Pieroni, coordinador del Nodo Venado Tuerto.
A la sombra del desastre sucedido en Córdoba la policía santafesina reclama un salario básico de 10 mil pesos, lo cual implica un aumento del 100 por ciento. El gobierno de la provincia, en la persona del gobernador, Antonio Bonfatti, propuso un aumento escalonado, gran parte de él remunerativo (en blanco) que comenzaría por los 7600 pesos en diciembre, y se elevaría a 8 mil pesos en enero y febrero para luego acoplarse a los incrementos salariales que resulten de las paritarias.
A ello se le suma un aumento especial por las fiestas. Otro de los reclamos justificados de los agentes policiales tiene que ver con el monto percibido por cada adicional. La hora de trabajo adicional para la policía se abonaba a 45 pesos, pero recibía un descuento del 20 por ciento en virtud de gastos que tenían que ver con el mantenimiento de los equipos y vestimentas; por lo que la hora acababa significando 36 pesos de bolsillos.
Esta situación ya ha sido revisada por el gobierno de la provincia, quien no solo anuló el mencionado descuento, sino que además aumentó el valor de la hora adicional a 54 pesos. De tal forma que ese reclamo ya ha sido zanjado. El gobierno provincial ha ofrecido aumento de salario sustancial y remendar injusticias administrativas como la mencionada ¿Qué más se pretende?

¿Negociación? ¿Extorsión? ¿Qué reclamos espurios se cuelan en la necesidad de mejor salario?
Una negociación implica que ambas partes que negocian cedan en algo. De lo contrario se trata de una imposición y si existen amenazas de por medio, se trata de extorsión. El comunicado emitido por Apropol a mediados de la semana pasada (4/12/13) en medio de la ola de saqueos en Córdoba llevaba como título “en Santa Fe también es momento de un paro policial”, y pese a que luego fue desmentido por Alberto Martínez (dirigente de dicho grupo) era claro. Aquí lo reproducimos: “Es momento de un paro en Santa Fe: La situación no da para más. De nosotros depende y esto no es tarea de un sindicato solamente sino de todos los policías y penitenciarios. No podemos seguir aguantando más esta situación no solo salarial, sino de maltrato público a todos los integrantes de la fuerza, tanto en actividad como retirados. Desde nuestra organización testimoniamos permanentemente sobre lo que sucede PERO NO ALCANZA y HAY QUE AVANZAR HACIA UNA MEDIDA DE ACCION DIRECTA”. Y continuaba “sugerimos a cada uno meditar sobre este paso que creemos debemos dar con la clara intención de lograr en principio una PROTESTA CON CESE DE ACTIVIDADES FRENTE A LA GOBERNACION Y LA SEDE LOCAL EN ROSARIO (NO EN LA JEFATURA COMO EL AÑO PASADO ENCERRADOS ENTRE CUATRO PAREDES). Allí convocar a una ASAMBLEA donde estemos todos los sectores, elaborar un PETITORIO y entregarlo a las autoridades con la salvedad expresa de que NO VOLVEREMOS AL SERVICIO SINO SE ATIENDE CON SOLUCIONES CONCRETAS LO QUE SE SOLICITE. No hay excusa que valga, hay que avanzar en el reclamo, es el momento y sabremos cómo hacerlo. ¡VIVA LA POLICIA DE SANTA FE!”.
¿Cuál es el “destrato” al que alude Apropol? ¿Las causas por enriquecimiento ilícito que se tramitan en la justicia y que afectan a varios policías? ¿Las causas que se les siguen a aquellos policías que tuvieron responsabilidad en la comisión de delitos de lesa humanidad? ¿La política de reforma policial que, aunque tímidamente, intenta llevar adelante el Gobierno de la Provincia de Santa Fe ante la evidencia de la participación de cierta policía con la economía del delito? ¿La generación de una policía específica y judicial para investigaciones complejas? ¿El mayor control sobre la fuerza ante los abusos y casos de violencia institucional? Apropol venía operando corporativamente en casos de violencia policial como los hechos sucedidos en la Comisaría 13 de Firmat que derivaron en la detención de 7 policías. Un delincuente vestido de civil o de azul, sigue siendo un delincuente. Y si una persona con una 9 milímetros se planta frente a otra y, amenaza mediante, le pide que le entregue lo que le pide o pagará las consecuencias; eso se llama robo y está tipificado en el Código Penal. Como la sedición. Como los incumplimientos de funcionario público.

10.12.2013
3:09 Hs

Etiquetas: