Rada consideró que ralentizar las obras implica gastar los mismos fondos con menos trabajo realizado

(Pueblo Regional) La devaluación de las últimas semanas, sumado al fin de mandato del gobierno provincial, llevó a las autoridades del Frente Progresista Cívico y Social a reducir el ritmo de algunas obras en la región. Es que en medio de tanta inestabilidad económica los números no cierran de ninguna manera.

Sin embargo, el secretario de Obras Públicas municipal, Pablo Rada, aportó otro dato para justificar las medidas que está tomando la provincia por estos días: “El Municipio utiliza un sistema de ajuste alzado, que supone que cuando cerras un contrato debes tener la previsión de los fondos para poder pagar”, para luego explicar que en el sistema utilizado por la provincia “si esos fondos no los tenés, empezás a estirar la obra en el tiempo, y entonces se ajusta el valor de la obra y se van agregando trabajos, porque no se tuvieron en cuenta al momento de hacer el proyecto”.

Citó como ejemplo el caso de la pavimentación del acceso a San Eduardo, donde “gran parte del desfasaje que tuvo la obra se debió a que se tuvieron que hacer varios trabajos que en su momento no estuvieron previstos; como el trabajo en la base para dar mayor capacidad portante, o el puente que tuvo que ampliarse en sección en el límite entre Venado y San Eduardo”.

Para el funcionario “lo mismo pasó con el Parque Municipal donde se empezó a hacer una obra, y en el medio aparecieron muchos puntos que no se habían tenido en cuenta, como el mejoramiento de la pista de atletismo, o los playones que sólo van a tener parte del equipamiento necesario para hacer las prácticas deportivas”.

En este punto consideró que una ralentización de los trabajos, como se hará en la Ciudad Judicial que se está construyendo en el edificio del viejo hospital, no implicará, necesariamente, una reducción de la inversión.

“Lo más probable es que se invierta el mismo dinero pensado originalmente y haciendo mucho menos obra, porque el responsable del atraso es el mismo Estado que no cumple con lo que tenía pactado”, alegó Rada.

Si bien reconoció que la situación económica sufrió serias complicaciones en los últimos dos a tres meses, consideró que “antes sabíamos que veníamos con una inflación del 30 por ciento y que el Gobierno nacional venía sosteniendo este tipo de políticas. Cuando uno presupuesta o llama a licitación debe tener previstas estas cosas, si no los que después terminamos pagando somos todos los que aportamos”.

Por otra parte, el secretario de Obras Públicas planteó el caso de los emisarios prometidos para la ciudad que se licitaron en marzo: “Si vos llamaste a licitación es porque tenés los fondos disponibles, entonces tenés que tratar de contratar lo más rápido posible, fijar precio y a partir de ahí tratar de cumplir en tiempo y forma. Esta obra tenía un plazo de ejecución de seis a ocho meses, con lo cual ahora estaríamos a mitad de la obra y en consecuencia la actualización de precios sería sobre ese faltante y no sobre el total. Entonces qué pasó con ese dinero, se devaluó o quedó en una cuenta presupuestaria”.

puebloregional(280×180)

puebloregional(280×180)

banner-pueblo-reg

banner-pueblo-reg

Noticias Relacionadas