¿Quiénes son los que manejan el negocio del dólar blue?

(Por Mariano Gorodisch, Infobae) Hay diez mayoristas que, por lo general, son mesas de dinero, corredores con posiciones en la Bolsa y agencias de turismo que, por un lado, tienen la fachada legal y en otra oficina manejan el negocio paralelo que es lo que más les reditúa. También hay presencia de financieras que antes vendían en blanco y ahora se tiñeron.
El spread que manejan los mayoristas es de apenas dos centavos. Claro que el negocio es el volumen. Ganan el 0,33% por operación, lo que representa $ 50.000 de facturación por día. Luego de pagar a empleados, servicios, impuestos, policía y todos los gastos, le queda al dueño alrededor de $ 25.000 limpios cada 24 horas. O sea, más de $ 500.000 para su bolsillo por mes, al tener en cuenta los 22 días hábiles.
Aunque no todo es tan lineal: en ciertas ocasiones, los mayoristas tienen una necesidad imperiosa de comprar o de vender, porque se quedaron sin stock, ya sea de billetes (como se denomina al dólar en la jerga) como de pesos, por lo cual pueden reducir su spread a tan sólo un centavo.
En esos casos, la utilidad baja al 0,15%, por lo que la facturación diaria desciende a $ 25.000, de los cuales la mitad es ganancia neta para el bolsillo del empresario. Pero todo lo recuperan, ya que en los períodos de bonanza pueden subir el spread a 3 centavos. En promedio, se podría decir que cada mayorista embolsa $ 60.000 por día, con una utilidad de $ 30.000.
Los clientes de estos diez corredores son unas 100 financieras. Manejan un spread de cinco centavos entre la compra y la venta, con una utilidad del 1% en cada operación.
En su caso, facturan $ 20.000, con una ganancia neta de $ 10.000 cada 24 horas. Sin embargo, cuando alguien va recomendado (la única manera de llegar a ellos), las primeras veces debe pagar un derecho de piso. ¿Qué significa? Que hasta que no se convierte en cliente frecuente, el spread que le fijan es de diez centavos. Por lo tanto, ahí la utilidad de la cueva se duplica, y pueden recaudar $ 40.000 diarios, con una utilidad de $ 20.000.
En consecuencia, se puede establecer que, en promedio, una financiera con dedicación exclusiva a la compra venta de billetes factura $ 30.000 diarios, con una ganancia neta de $ 15.000. La mayoría se dedicaban al descuento de cheques y ahora hicieron un turnaround y se reconvirtieron de lleno al blue.
Las cuevas tienen a su vez dos segmentos de clientes: por un lado, las 6.000 cuevitas que existen en el país (tanto de diferentes barrios porteños como de ciudades del interior) y, por otro, los arbolitos, que son sus empleados, pero sin relación de dependencia, sino a comisión.
El spread se va ampliando a medida que el billete llega al consumidor. Mientras las cuevitas barriales pueden ganar 20 centavos entre la compra y la venta, los arbolitos pueden llegar a duplicar ese margen.

13.03.2014
3:21 Hs

Etiquetas: