Preparan los protocolos para que se pueda ir a las piletas sin riesgos

Este verano se podrá ir a la pileta, pero, en función de la pandemia, habrá que mantener el distanciamiento social, cuidar la higiene y usar el barbijo. Estos criterios estarán indicados en los protocolos que se están ultimando para la apertura de la temporada tanto en los clubes como en los natatorios municipales.

La buena noticia es que el agua de las piscinas públicas y de los clubes cuentan con grandes cantidades de cloro, lo que impide la propagación del coronavirus. Además, la Organización Mundial de la Salud expresó que no existen estudios que avalen la transmisión de Covid 19 a través del agua.

Sin embargo, el contagio sí se puede dar en los espacios que rodean las piscinas y en el ingreso. Por eso se preparan algunas medidas de prevención.

Seguramente, antes de entrar a la zona de piletas se medirá la temperatura y se recomendará la utilización de alcohol y el lavado de manos.

A su vez, se están preparando “círculos de confianza”, lugares separados para que puedan permanecer familiares o convivientes de manera de que se mantenga el distanciamiento social.

Al igual de lo que ocurre ahora, no se prevé que estén abiertos los vestuarios, aunque sí el sector de los sanitarios.

Solo les queda esperar la aprobación de los protocolos por parte de la provincia para abrir.

Y si bien aún no están aprobados los protocolos, el secretario de Deporte y Turismo, Adrián Ghiglione, adelantó a La Capital que tanto las piletas de los balnearios municipales, como las de los clubes privados funcionarán “teniendo en cuenta la trazabilidad, el distanciamiento social y la higiene”. Y, según estos criterios, indicó que se están diseñando normativas “adecuadas a las características de cada natatorio y a sus espacios de acampe”.

Además, desde los clubes comentaron que los natatorios tendrán ingreso limitado. Suponen que podrán entrar los socios, pero solo al 50 por ciento del espacio, y también en determinados días y horarios para que todos puedan disfrutar de las instalaciones.

Claramente, los clubes con grandes extensiones tendrán mayor oportunidad de recibir a los socios que los pequeños, porque muchos de ellos no podrán solventar la temporada con la pileta abierta y una concurrencia escasa.

Con información de La Capital

 

Noticias Relacionadas