Patricia Arce, la alcadesa boliviana que fue secuestrada y torturada por opositores el año pasado fue elegida senadora en las elecciones del domingo

Las elecciones celebradas en Bolivia el pasado domingo dejaron, además del triunfo del candidato del MAS, Luis Arce una victoria que podría considerarse como un acto de justicia.

Y es que, hace 11 meses, cuando fuera derrocado Evo Morales, la alcaldesa por el MAS de municipio de Vinto en Cochabamba, Patricia Arce fue agredida y ultrajada por los racistas golpistas, ahora ganó las elecciones como Senadora por Cochabamba.
Arce se hizo conocida internacionalmente el año pasado, luego de que el 6 de noviembre de 2019, durante las violentas protestas registradas en Bolivia por sectores que no reconocieron la victoria de Morales en los comicios del 20 de octubre, fuese secuestrada mientras se encontraba en el edificio municipal.

Un grupo de agresores que ingresó al edificio de la alcaldía sacó a la dirigente para hacerla caminar descalza, entre piedras y vidrios, por más de siete kilómetros. En el camino, la política fue golpeada, rapada y hasta le arrojaron pintura roja en todo su cuerpo. Horas más tarde, la policía intervino, la liberó de la multitud y fue trasladada a un hospital de la zona.

«Habrán podido cortarme el pelo, tal vez golpearme, pero mis ideas siguen intactas», dijo Arce unas semanas después, cuando retomó su cargo.
Este año, Arce decidió lanzarse al cargo de senadora y recibió el respaldo de los votantes en los comicios de este domingo. «Con trabajo, humildad y con el apoyo del pueblo boliviano, recuperamos nuestro país, para todas y todos con unidad y Valentía. Quiero agradecer a las y los hermanos que confiaron en este proyecto que va a recuperar el estado luego de este Golpe de Estado, muchas gracias», manifestó en su cuenta en Twitter.

 

Noticias Relacionadas