Otro de los máximos referentes del FPCYS vota a Scioli: la diputada Alicia Gutiérrez

En los últimos días distintos aparatos partidarios, sindicales, organizaciones sociales y referentes políticos salieron a dar su impresión sobre el ballotage y dar a conocer su posicionamiento ante el mismo. Hubo un reparto de apoyo, una clarificación sobre la ubicación a adoptar ante un escenario que se presenta de antagonismo entre dos opciones, lo que dio lugar a un intenso debate sobre los diferentes proyectos de país puestos en juego. También, un sinceramiento del escenario político que dejan las cosas un poco más claras.
“Nosotros tenemos diferencias con ambos candidatos. Con Scioli porque de alguna manera representa un gobierno con el que no hemos compartido algunas políticas, como lo que tiene que ver con el medio ambiente, las mineras y algunos impuestos regresivos, como el de ganancias sobre los trabajadores; y hemos coincidido en otras, como la Asignación Universal por Hijo, o que las AFJP pasaran a manos del Estado, que sea un régimen solidario y estatal; u otras como el matrimonio igualitario, que fueron históricas banderas nuestras”, dice Alicia Gutiérrez, diputada provincial del partido SI, integrante del Frente Progresista Cívico y Social.
Su posición contrasta con la de algunos espacios que también integran el Frente. Una misma línea de desprendimiento que expresaron el vicegobernador Jorge Henn y el intendente de Santo Tomé, Palo Oliver, ambos radicales que salieron a diferenciarse de la línea elegida por el partido a nivel nacional de respaldo a Mauricio Macri.
“Lo que sí estamos seguros es que a Macri no vamos a votar, representa intereses económicos concentrados que se beneficiaron con la dictadura militar, que pasaron su deuda al Estado y que aún hoy seguimos pagando todos, y las políticas que lleva adelante privan de derecho a los que menos tienen. Por supuesto, el voto no es propiedad de ningún partido político, pero nuestros dirigentes tomarán la decisión que crean conveniente”, afirma Gutiérrez.
La circunstancia de contradicción obliga a buscar los puntos comunes y marcar los límites. El programa neoliberal que encarna Cambiemos, y los sectores económicos, judiciales y mediáticos encolumnados detrás de Macri, vuelve imposible pensar el voto desde los principios ideológicos de su partido. Una interpretación de los hechos que difiere de la de algunos de las otras estructuras partidarias del Frente Progresista. “No hay una orgánica que nos obliga a tener una misma postura. El radicalismo lo dijo desde el principio, nosotros en eso fuimos muy claros, no estamos con Macri. Y no lo dijimos antes de las internas y ahora cambiamos de postura. Otros adoptaron otra. Si yo tengo que decir algo con respecto a la postura del Partido Justicialista, comparto su visión de lo que tiene que ver con el Estado, nosotros creemos que ninguna de estas políticas tiene que privatizar ningún bien, mucho menos las cajas de jubilación. Ahora, hay una deuda muy grande con la sociedad. Pero ahora Scioli prometió saldarlo a eso y esperemos que lo cumpla”, comenta la diputada.
Descarta el voto en blanco. La disyuntiva impone elegir. Las muestras parecen nítidas: “a mí no me la contaron, la viví. Éramos un puñado junto con la CTA peleando para que no se privatizaran los ferrocarriles, las empresas del estado, no se recortaran los salarios. y la mayoría de la gente en la Argentina pensaba que estaba bien privatizar. A mí eso no me contenta. Yo tengo que ser fiel a lo que pienso y a mi experiencia política e ideológica. Para mí el estado es el que regula las inequidades que produce el mercado. Así las consecuencias las seguimos pagando hoy”, recuerda.

 

Noticias Relacionadas