Orgullo venadense: desde el Ministerio de Cultura de la Nación reconocieron a la artista «Chiqui» Ledesma

María de los Ángeles  Ledesma  «Chiqui», es una artista venadense de reconocida trayectoria a nivel nacional. Desde la página oficial del Ministerio de Cultura de la Nación le realizaron una extensa y jugosa entrevista, en reconocimiento a su trayectoria, donde destaca su persona y  la cultura como construcción colectiva.

La entrevista comienza haciendo un repaso por su biografía, desde sus inicios hasta hoy.  María de los Ángeles «Chiqui» Ledesma es santafesina, música, artista, docente, militante de la cultura y cabeza del proyecto «María y Cosecha». Hoy, como la mayoría de sus pares, reflexiona acerca de la vida de los músicos en cuarentena y sobre la continuidad del sector pospandemia.
María de los Ángeles Ledesma, «la Chiqui», como la llaman desde pequeña y como la conocen todos (en su Santa Fe natal y en el ambiente musical), es una artista que hizo pie en Buenos Aires hace muchos años y sentó las bases de un colectivo de músicos que llegó a la gran capital con deseos de triunfar. El objetivo: mostrar su música, vivir de ella o al menos intentarlo, pero sin abandonar su esencia y espíritu provincial.
Influenciada por las músicas de paises vecinos, «la Chiqui» grabó en un viejo cassette TDK (que repartía de manera personal a cada periodista en Cosquín, hace más de 20 años) una versión en portugués de “Merceditas”, ese clásico que compuso Ramón Sixto Ríos sobre aquella inolvidable dama homónima.
En paralelo, lleva adelante la dirección artística del Espacio Cultural Nuestros Hijos (ECUNHI), donde realiza un trabajo muy a pulmón. Además, ejerce la docencia en la Universidad de Avellaneda.

“Soy una trabajadora del arte, una militante apasionada de los ideales. Soy una persona que está convencida de que la revolución es cultural y de que existe un camino hermoso, disfrutable a cada paso e inconcebible, si no es colectivo y compartido”, señaló desde el otro lado del teléfono.

Artista en cuarentena
En cuarentena hace más de cien días, por momentos olvida que ya transcurrieron seis meses de un año impensado: “Todavía me cuesta creer lo que estamos viviendo. En mi caso particular tuve que cambiar mi ritmo, mi cabeza, mi manera de concebir el trabajo. Hice cambios muy rápidos y profundos, que nada tienen que ver con mi cotidianeidad anterior”, reflexionó.
Y agregó: “Son momentos de aprendizaje, no solo en lo laboral, también en lo personal, en las relaciones humanas, en el día a día sin el abrazo de los seres queridos que están lejos”.

Alma de docente
Ledesma es una de las tantas docentes que está dictando clases por internet, ya que, en paralelo a su carrera artística, se desempeña como profesora en la Escuela de Música popular de Avellaneda (EMPA). A propósito, compartió: “Tuvimos que adaptar contenidos, sostener a los alumnos con todas las situaciones que se estuvieron dando: desde la falta de espacio en sus casas para cantar o tocar un instrumento, hasta el impedimento de conectarse por no poder asumir el costo de internet, entre muchas otras realidades”.
En este sentido, “los maestros no solo adaptamos nuestras clases, también salimos a contener, sostener y convencer a los alumnos de que no se den por vencidos. Me resguardé mucho en la docencia y en la música. En la docencia porque tengo la certeza del rol imprescindible del maestro, en la música porque es mi forma de vida. Vivo pensando en hacer arte, en crear y en generar proyectos nuevos con gente querida y admirada”.

Proyectos en confinamiento
Para los músicos, acostumbrados al contacto con el público, a los conciertos y giras (muchas de ellas, o la gran mayoría, autogestinadas), encontrarse en este contexto de emergencia sanitaria es una situación por demás compleja.
Algunos pueden sobrellevarlo mejor, otros aprovechan para dar rienda suelta a su creatividad y grabar, componer, realizar recitales vía streaming y prepararse con todo para “la nueva normalidad”. Ledesma contó en qué ocupa su tiempo por estos días: “Estoy con varias cosas que me hacen muy feliz, en principio junto a Verónica Parodi, estamos terminando un libro audio de canciones de cuna con ritmos criollos que se llamará Abrazo guardado, que son canciones y poemas en cuarentena que esperamos presentarlo pronto”.
“Junto a mi grupo ‘María y Cosecha’, estamos editando algunos videos grabados en cuarentena, como muchos compañeros, y también desgrabando arreglos de temas de todos nuestros discos para los estudiantes de música, ya que varias escuelas de música popular de distintos lugares del país, nos solicitan ese material”, compartió.

Seguir adelante
Estos meses han sido más que intensos para esta prolífica artista. Entre otras cosas, está trabajando en la remasterización de su primer disco Miradas (tarea remota que realiza su hermano productor, Roberto Ledesma, desde España); también se encuentra produciendo un nuevo material sobre danzas argentinas antiguas que no han sido reversionadas, a través del tiempo. También cantó invitada en varios proyectos colectivos, como ser “Argentina canta en cuarentena”, que produjo la TV Pública, “Canto versos”, en el que compartió grilla con otros santafesinos como Fandermole, Baglietto, entre otros; “Corazón libre”, un homenaje a Rafael Amor; “Día a Día”, otro proyecto que reunió a artistas rosarinos y del que participó Teresa Parodi.

Sobre la pospandemia y «la nueva normalidad»
“No me lo imagino, trato de vivir el día a día, con todo lo que eso implica, no añorar lo pasado, no suponer el futuro. Seguir caminando como siempre lo hice paso a paso, lentamente, convencida de que es el camino y no la meta lo que nos nutre y nos fortalece”, reflexionó «la Chiqui».

Estado presente
Respecto a las líneas de ayuda que está brindando el Estado al sector cultural, la santafesina considera que es esencial “un estado presente con políticas culturales regionales que apoyen a los miles de artistas, educadores y productores que hay en nuestro país. Repensar esas políticas identitarias es urgente para reconocernos y poder generar una masa crítica de argentinos que piensen la Patria desde adentro y no para fuera”.

ECUNHI, faro de cultura y memoria
Para músicos independientes como ella, “estas líneas de ayuda son imprescindibles”, aseguró. Asimismo remarcó que el ECUNHI, el Espacio Cultural Nuestros Hijos de Madres de Plaza de Mayo, que coordina junto con Verónica Parodi, hace cinco años que está desfinanciado completamente: “Junto a 18 compañeros, militantes del arte, sostuvimos el espacio en los peores tiempos. Es un faro de la cultura federal y la memoria en la Ciudad de Buenos Aires, y estas líneas de subsidios nos han dado una esperanza. Hemos presentado nuestra carpeta, siguiendo todos los pasos. Veremos qué pasa”.

A los músicos
La artista cerró la charla con un mensaje para sus colegas, para los músicos que están en cuarentena y con deseos de volver a los escenarios: «Es tremendo todo esto, cuando te preparaste tanto para trabajar de un oficio y no hay manera posible de que suceda por la situación que estamos viviendo, cuando no podés llevar un plato de comida a tu casa; no hay palabras posibles. Les pido a los funcionarios, políticas de estado federales y de acceso democrático que sostengan a todos. Por suerte, hay propuestas muy interesantes, hay alternativas posibles».

Para conocer más de María de los Ángeles Ledesma: @ledesma_chiqui (Instagram), María y Cosecha Oficial (Youtube), @mariaycosecha (Facebook).

 

Noticias Relacionadas