Maldonado, de Pami: “Sabíamos que el primer año iba a ser muy difícil, las deudas son superiores a lo que se puede afrontar”

Los inconvenientes del Pami cada vez se hacen más agudos y afectan a la prestación de diversos servicios. Días atrás el titular de Emcofir, la empresa que se dedica a realizar los traslados de pacientes, declaró que se encuentran en una situación de alarma por el incumplimiento de pagos de la obra social estatal. Desde que asumió la nueva gestión, Pami comenzó un recorte sucesivo que fue afectando diferentes instancias de sus prestaciones. En el caso de Emcofir, la deuda alcanza los ocho

“Estamos en una situación bastante complicada. Esto se está tratando de solucionar, se está tratado de llegar a acuerdos con ellos, intentando pagar la deuda, pero desgraciadamente hay varias cosas, muchas deudas. Se sabe lo que pasó con los laboratorios, las farmacias, ahora las ópticas. Son temas que complican al afiliado, la tijera siempre corta por lo más delgado que es el afiliado”, explica Marisa Maldonado, responsable de Pami en el departamento General López.

Las decisiones que regulan el funcionamiento de la entidad depende de los lineamientos determinados en Buenos Aires. De esa manera, los márgenes de autonomía de la oficina local son estrechos y las perspectivas están ligadas a las decisiones políticas que influyan en el área. “Estamos en estos tiempo de cambio donde se modifican proveedores y queda un lapso de un tiempo donde el afiliado está sin cobertura. Pero no pasa más de una semana y se va arreglando. Nosotros dependemos de Rosario y ellos harán lo suyo a nivel central”, comenta la funcionaria.

En este momento, en el departamento General López, como en otros distritos del país, los servicios de Pami se encuentran reducidos y atravesando conflictos por falta de pago. Actualmente se está normalizando el conflicto con los medicamentos, que llevó a medidas de fuerza adoptadas por las farmacias. Además, se encuentran en una situación crítica las ópticas que se encargan de brindar cobertura a los afiliados. Maldonado es la cara visible del Pami en la región y quien debe afrontar las decisiones que descienden de la administración nacional. Desde Emcofir aclararon que las complicaciones comenzaron en el 2016, con la nueva gestión.

En ese sentido, Maldonado desliza: “sabíamos que el primer año iba a ser muy difícil, lo que queremos es dar prioridad y garantizar el servicio, pero lamentablemente las deudas son superiores a lo que se puede afrontar. La deuda estaba y se fue normalizando. Se va pagando lo atrasado”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *