Leonel Chiarella manifestó la dificultad que representa para un municipio la obligación de controlar las reuniones familiares en los términos del decreto de Fernández

El intendente de Venado Tuerto, Leonel Chiarella, manifestó la dificultad que representa para un Municipio controlar el cumplimiento del Decreto establecido por el presidente Alberto Fernández, en el que se prohibieron las reuniones familiares y afectivas por el término de 15 días en todo el país. Además, el venadense destacó que muchas veces, ante disposiciones decididas por los Gobiernos Nacional o provincial, la responsabilidad del cumplimiento recae sobre los intendentes, aun cuando estas son difícilies de controlar, y entiende que los controles de las reuniones familiares debe realizarlo el Gobierno nacional o el provincial.

Así, en declaraciones realizadas en el programa radial A Pesar de Todo, Chiarella explicó que no es una responsabilidad del Municipio controlar la prohibición de reuniones familiares o afectivas, porque  “ el decreto es nacional, no es algo que hayamos dispuesto nosotros desde la Municipalidad y entendemos que los controles los realiza el Gobierno nacional o, en su defecto, el gobierno de la Provincia. Al no ser una disposición local estamos exentos y la responsabilidad es de ellos”.
Además, el intendente venadense hizo referencia a la diferencia que existen entre lo que disponen los Nación o Provincia y las responsabilidades que asumen para su control y cumplimiento, expresando:  «A veces las disposiciones son nacionales o provinciales y la responsabilidad cae sobre los intendentes, cuando muchas veces es muy difícil el control de lo dispuesto».

 

Noticias Relacionadas