La policía en la mira: La muerte a tiros de los hermanos de Alcorta no sería como la informaron

(PR) El domingo pasado, toda la región se conmovió con los hechos ocurridos en Alcorta, donde dos personas terminaron muertas y un policía gravemente herido, con un disparo en el rostro, debió ser trasladado en helicóptero a Rosario donde quedó internado. Los fallecidos fueron dos hermanos: Nicolás Fernández de 22 años y Mauricio Sosa de 28, asesinados a balazos por los policías, mientras que el policía herido es Joel Sánchez.

Desde el principio fueron varias las versiones sobre lo ocurrido aquel día. La primera versión decía que los uniformados estaban tras la pista de quienes serían los asaltantes de una carnicería, hecho ocurrido hace algún tiempo atrás en esa localidad, y que al llegar a la casa de los hermanos, estos se habrían resistido y disparado a los efectivos policiales, los uniformados respondieron y mataron a ambos.
  Otras versiones, coincidentes con el parte emitido por la Fiscalía, (quien interviene en la causa es la fiscal adjunta Analía Saravalli y la Agencia de Control Policial), aseguran que la denuncia se dio por una gresca familiar que desembocó en el llamado al 911 y la posterior balacera, pero no en la misma casa donde respondieron la denuncia, sino que habrían seguido a Fernández y Sosa hasta otro domicilio y allí los habrían ultimado.
  “Inmediatamente comenzaron a viralizarse distintos comentarios sobre lo ocurrido; aunque si bien no hubo versión oficial; todo hace suponer que la policía llegó a la vivienda de las personas por una aparente pelea, luego todo desencadenó en un tiroteo, a pesar de las disimiles versiones, lo cierto es; que el intercambio de balas dejó a dos personas fallecidas y un efectivo policial herido. La noticia de los fallecimientos la informó oficialmente un médico de esta localidad”, comentaba a Diario EL SUR el periodista Federico Jiménez.

El periodista Pablo Cadús se encuentra realizando una minuciosa investigación sobre esto, y muy generosamente envió el borrador de su trabajo a Pueblo Regional. El trabajo de Cadús coincide en varios puntos con la versión de a Fiscal, pero es opuesta a la versión que las fuerzas policiales dieron sobre lo ocurrido.

Según esta investigación, el domingo al mediodía los hermanos Nicolás Fernández (22 años) y Mauricio Sosa (28 años) llegaron en moto a la casa de la ex mujer de Nicolás, a dos cuadras de su casa. En la vereda, se habría dado una discusión entre Mauricio y un vecino y llaman a la policía.

Llega el patrullero con dos efectivos: Joel Sánchez y Jonatan Bermúdez. La discusión había terminado, sin embargo, bajan a Nicolás Fernández de la moto y lo sujetan en la calle. Silvana Fernández interviene para que lo suelten.

En ese momento, según la investigación periodística, el policía Joel Sánchez habría amenazado a Mauricio Sosa: «Me tenés podrido, te voy a meter un tiro. A mí no me cuesta nada», a lo que Mauricio le habría respondido: «Joel, si me llevás yo hablo, vos sabés que si yo caigo vos también caes…» (En ese momento se produce otro tumulto entre el policía y Sosa. Hay testimonios que dicen que allí hubo un disparo del policía Sánchez). En ese momento, Joel Sánchez le habría manifestado a “Teresa” (su nombre es Alessandra, hermana de Nicolás y Mauricio), y le habría pedido que lleve a sus hermanos a la casa. Los hermanos se dirigen hacia allí, y la patrulla los sigue, hasta Liniers e Independencia.

Cuando las hermanas de los fallecidos llegan, Mauricio Sosa estaba forcejeando con la policía. En la casa estaba la mujer de uno de los hombres (de 16 años, y dos niños, de 1 y 2 años). En el forcejeo, los policías habrían llevado a Sosa hasta la calle para subirlo a la patrulla. Pero este escapa y se vuelve a meter en su terreno. En ese forcejeo se habría caído la escopeta antitumulto y las esposas del policía. Allí el otro uniformado, Jonatan Bermúdez, lo habría sujetado y comienzan a golpearlo, a lo que Mauricio Sosa habría dicho: «Listo, ya está, llevame». En es momento, según la investigación, lo ponen de cara contra la pared de la casa.

Nicolás Fernández, su hermano, habría tomado la escopeta antitumulto de la policía. Su hermana Teresa le pide que baje el arma, que están los chicos. El policía Joel Sánchez le habría dado un golpe de puño a Teresa, en ese interín, Nicolás carga el arma y dispara contra el policía, y después advierte a Bermúdez: «soltá a mi hermano o te vuelo las pelotas».

Posteriormente todo empeoró. El Policía Joel Sánchez habría sacado su arma reglamentaria y disparado ocho balazos contra Nicolás, que cae muerto bajo la ventana. Bermúdez da vuelta a Mauricio Sosa, que estaba de cara a la pared, y el mismo policía, Sánchez, sería quien le dispara cinco balazos. Mauricio cae contra una canilla. Bermúdez lo da vuelta y Sánchez le dispara un sexto balazo en el pecho.

Luego de eso la investigación indica que los efectivos suben al patrullero y se retiran del lugar para dirigirse al SamCo a fin de brindarle atención a Joel Sánchez, sin embargo, la ambulancia nunca llegó a casa de los Sosa. Cuando Silvana Fernández llega al SamCo para buscar ayuda, habría sido amenazada por Bermúdez.

Una hora y media después, Bomberos y vecinos cargan los cuerpos y los trasladan al SamCo. De allí fueron trasladados al Instituto Médico Legal de Rosario para las autopsias correspondientes. El Gabinete Criminalístico de la Agencia de Investigación Criminal se encargó del relevamiento de la escena, toma de testimonios y levantamiento de rastros.

 

Noticias Relacionadas