La cruzada de Clarín contra los periodistas que lo critican

Grupo-Clarin-comunicado-desmintiendo-AFSCA_CLAIMA20141008_0248_27En menos de tres años, el Grupo Clarín presentó denuncias contra Víctor Hugo, Roberto Caballero, Sandra Russo, Nora Veiras, Edgardo Mocca y Javier Vicente, entre otros.

Por Nicolás Adet Larcher

Por pedido de Cablevisión, allanaron la vivienda del periodista Víctor Hugo Morales. Los abogados de Clarín cuentan con una orden de embargo preventivo, en base a un juicio que iniciaron contra el periodista por haber violado derechos de televisación de partidos de fútbol.

“Si no abrís, podemos tirar la puerta abajo” le dijeron a la mujer del periodista de Radio Continental, las fuerzas de seguridad que acompañaban a los abogados de la empresa.
La fundamentación para la orden de embargo preventivo se basa en un hipotético caso en que la sentencia quede firme contra Víctor Hugo Morales y él se niegue a pagar la suma de 840 mil pesos reclamada por Clarín.

El Grupo Clarín se autodefine como “periodismo independiente” y denuncia al gobierno por limitar la libertad de expresión. Sin embargo, es el propio grupo el que afectó este derecho mediante acciones concretas, buscan extorsionar a periodistas en denuncias judiciales.

En noviembre de 2012, el Grupo Clarín había presentado una denuncia penal por “incitación a la violencia y coacción agravada” contra Roberto Caballero, Sandra Russo, Nora Veiras, Edgardo Mocca, Javier Vicente y Orlando Barone. El artículo 149 bis del código penal al que apelaba Clarín hacía referencia a que «será reprimido con prisión o reclusión de dos a cuatro años el que hiciere uso de amenazas con el propósito de obligar a otro a hacer, no hacer o tolerar algo contra su voluntad», detallando en forma explícita que los periodistas podían ir a prisión por comentarios que no eran favorables al grupo.

Un año después, fue el CEO del Grupo Clarín, Héctor Magnetto, quién denunció personalmente a Víctor Hugo Morales por daños y perjuicios. Magnetto, había enviado una carta documento al periodista que luego derivó en una audiencia de mediación donde el CEO del Grupo Clarín se recluyó en una habitación para no cruzarse al periodista de Radio Continental, argumentando que no era necesario que estuviesen presentes en la misma sala al momento de la mediación. En aquél momento, Víctor Hugo expresó “A mí me gustaría llegar con las manos en los bolsillos y decirle a Magnetto: ‘señor, haga de mí lo que quiera, estoy encantado hasta de ir preso por usted”.

Pese a la insistencia del Grupo Clarín contra el periodismo que lo menciona, las causas tienen un impacto mediático mayor que la realidad judicial que avanza en paralelo. Magnetto no tolera su excesiva materialización en los discursos de los periodistas que antes lo contemplaban en silencio (La Paco Urondo).

 

Noticias Relacionadas