Horror: Los primeros datos afirman que Julieta recibió un botellazo, cinco puñaladas, y el cuerpo estaba cubierto con cal

Las primeras informaciones del entorno a la investigación por el asesinato de Julieta Delpino en Berabevú, dan cuenta que «la joven recibió un golpe con una botella seguido de cinco puñaladas para luego ocultar el cuerpo sin vida en una fosa realizada en el patio de la vivienda del confeso femicida, y arrojar cal sobre la misma». Si bien el cuerpo fue remitido al Instituto Médico Legal para su autopsia y los investigadores aguardan el informe forense para determinar cómo sucedieron los hechos, todo indicaría que fue violada y no descartan la participación de al menos dos personas más. La situación desató una gran conmoción en el pequeño puedo de apenas 2 mil habitantes.
El viernes a la noche cuando regresaba de trabajar, Julieta estaba a sólo 200 metros de su casa en momentos que fue interceptada por un vecino de la ciudad, quien se dirigía a bordo de un automóvil Volkswagen Gol Trend, color blanco. En ese instante, el ahora principal sospechoso retrocedió en la esquina del Club Deportivo Berabevú y quedó registrado en una cámara de seguridad, aunque no se pudo ver cuando abordó a la víctima. De la bicicleta en la que se desplazaba la joven aún no hay rastros.
Con ese dato de las cámaras de seguridad, los investigadores sabían que algo había ocurrido y podrían estar cerca. Así, el sábado, mientras comenzaban los rastrillajes en la zona en busca de Julieta, su presunto asesino seguía su vida “normal” como si nada hubiera pasado, incluso se dirigió a trabajar de albañil en una obra en construcción junto al hermano de la víctima. Fue una mañana difícil para toda la familia de Julieta, incertidumbre, dolor y esa esperanza de encontrarla viva, de verla volver de la casa de alguna amiga, aunque las horas pasaban y todo iba transcurriendo hacia el peor final. El hermano de Julieta, por su parte, interrogó ese mismo sábado a su compañero preguntándole por ella y éste con total tranquilidad le decía: “No se nada man”. Mientras tanto, el cuerpo de la joven estaba enterrado en el patio de su vivienda cubierto con cal.
Con un allanamiento ordenado para el domicilio del ex novio de Julieta, la Agencia de Investigación Criminal y la Unidad Fiscal de Melincué articularon los tiempos para acelerar la investigación de tal manera que a menos de 24 horas de la desaparición de la joven habían dado con el presunto asesino y el más horrible desenlace. Con perros adiestrados esperaron que el sujeto llegase a su domicilio y así los can se abalanzaron sobre el rodado en el que se encontraron prendas de vestir de la víctima. Luego, en el interior de la vivienda, a la que ingresaron tras derribar la puerta ya que el investigado descendió del automóvil y se encerró en su casa, los perros marcaron metro a metro el paso de la víctima por ese lugar hasta finalizar en el patio.
Ya en la mañana de este domingo, en tanto, un equipo de Investigadores se hizo nuevamente presente con un grupo de perros adiestrados en el lugar donde Julieta fue vista por última vez a través de la cámara de seguridad, es decir, a 200 metros de su casa.
La casa donde fue encontrado el cuerpo enterrado, se ubica a unas nueve cuadras del domicilio de la familia Delpino.
Según personas vinculadas a la causa, la Comisaría de Berabevú habría recibido, en reiteradas oportunidades, diferentes denuncias contra el principal sospechoso por el crimen por amenazas y hostigamiento no sólo hacia Julieta sino también a varias jóvenes de la localidad. Sin embargo, otra vez la Justicia llegó tarde y el sistema dejó en evidencia no estar preparado para cuando alguien siente miedo por su vida al recibir amenazas de muerte. El sistema pareciera no temerle a las amenazas y toda determinación que tome la Justicia frente a tales situaciones siempre dejan a la víctima desprotegida y expuesta, sin ajustarse la verdadera dimensión de los hechos. Y una vez más quedó de manifiesto.
En estos momentos hay una intensa búsqueda en Gödeken de un sujeto que podría también guardar relación con el crimen de Julieta. Gödeken se ubica a pocos kilómetros de Berabevú, lugar donde ocurrió el asesinato.
Fuente: Día 7
 

Noticias Relacionadas