Historia de amor: una venadense recibió un transplante de médula ósea con células madres de su hermana

Una conmovedora historia se conoció estos días en Venado Tuerto, una historia de amor y esperanza, donde se destaca una vez más al importancia de la donación de órganos y tejidos. En este caso, el episodio da cuenta de dos hermanas, una de las cuáles del donó sus células madre a la otra para ser tratada de Leucemia.
Quien recibió el transplante de médulas ósea fue Carla Véliz, una venadense de 37 años gracias a su hermana Paola que fue quien le donó sus células madre.
Recién llegadas a la ciudad de Venado Tuerto y mientras cumplen el aislamiento obligatorio en sus domicilios, Paola dialogó con FM DaLe! Venado Tuerto 91.1 y repasó la historia clínica de Carla, su evolución tras la intervención y cómo fue el proceso de donación.

“En octubre van a ser cuatro años que mi hermana comenzó con esta enfermedad, estuvo internada en Venado hasta que la trasladaron al Hospital Italiano de Rosario. Allá, nos informaron que tenía leucemia”, contó.
En ese momento, Paola comenzó con un tratamiento que fue bastante duro porque estuvo internada más de un mes en Rosario. “Nos habían explicado que el tipo de leucemia que ella tenía era tratable, pero podía llegar a tener muchas complicaciones”, señaló.
“Durante el tiempo que estuvo internada en Rosario sufrió un ACV, del cual le costó bastante recuperarse, aunque hoy en día está bien. Luego de recibir el alta, siguió con su tratamiento, se hizo todos los controles pero después de dos recaídas su médico le recomendó que no quedaba otra opción que someterse a un trasplante de médula”, sostuvo.

Para someterse al trasplante, lo primero que tuvieron que hacerse Paola y Lucas -los hermanos de Carla- fueron las pruebas para saber si eran compatibles para donarle médula. “Luego de algunos días me confirmaron que yo era cien por ciento compatible”, afirmó Paola.
“La verdad es que en un principio no sabía bien cómo era el proceso, uno piensa que se trata de algún tipo de cirugía pero me explicaron bien cómo era el procedimiento y terminó siendo algo muy sencillo. Como el trasplante se hizo en Buenos Aires tuve que estar una semana allá, donde me hicieron un tratamiento, hasta que finalmente el 22 de junio pasado hice la donación”, indicó.
“Haberla apoyado, sumando este granito de arena, me llena de felicidad”, aseguró emocionada.
Actualmente, Carla está en Venado y todas las semanas se tiene que realizar diferentes análisis. Además, tanto su médica de Rosario como el doctor que le realizó el trasplante de médula en Buenos Aires se mantienen en contacto con ella para seguir su evolución. A su vez, por la pandemia, la joven no está viajando y la está atendiendo una hematóloga de Venado Tuerto.
“Por ahora, gracias a Dios todo anda muy bien”, finalizó Paola.

Fuente: FMDale

 

Noticias Relacionadas