Henn se despega del PRO: No somos eso, no queremos ser eso, nunca seremos eso

El diputado radical y ex gobernador santafesino Jorge Henn, salió en las últimas horas a patear el tablero y marcar la necesidad de que la Unión Cívica Radical rompa su alianza a nivel nacional con el PRO en el frente Cambiemos.

La razón de este fuerte planteo fue que el partido de Mauricio Macri oficializó su vínculo con la Unión Democrática Internacional, “organización que tiene como fuerza clave al partido de Angela Merkel, el PP Español, el Partido Acción Nacional de México, el Partido Conservador Inglés y el Partido Republicano norteamericano, la fuerza que llevó al poder a Donald Trump”, alegó Henn a través de un comunicado.

Poniéndole picante a sus declaraciones el diputado provincial consideró que “la decisión del PRO de salir del closet y aceptarse como miembro de ese club, es una buena noticia. Todos los países del mundo tienen fuerzas de derecha o de centroderecha, pero en nuestro país -con la excepción de la fugaz UCD- nadie quiso ponerle nombre ideológico a ese espacio, por la incomodidad que supone asumir esos valores. Pues bien: el PRO definió lo que representa, y es sano”.

En este punto el legislador marcó diferencias entre el radicalismo y el partido de los “globos amarillos”, al asegurar que “ese conjunto de valores presente en los gobiernos de derecha en el mundo entero nunca podrán ser los mismos que representen a la UCR. O al menos, a los sectores de la UCR que nos identificamos con el ideario socialdemócrata alfonsinista, y que creemos en el desarrollo de la economía con una fuerte presencia del Estado y a la democracia como el único espacio posible de convivencia, sin discriminación ideológica alguna. En este sentido ser progresista significa hablar de excluidos y trabajar para incluirlos en una sociedad solidaria. Las políticas de derecha, por lo contrario, profundizan la brecha con los que más tienen”.

Al analizar las políticas de la administración macrista, Jorge Henn planteó que “no podemos más que repudiar un conjunto de decisiones que apuntan a deteriorar el poder adquisitivo de los argentinos, y a profundizar la pérdida de puestos de trabajo, así como otras que desde lo estrictamente ideológico minimizan fechas patrias que representan los valores de la democracia (como el 24 de marzo o la reivindicación de nuestra soberanía sobre Malvinas o nuestro emblema nacional) aun cuando después retrocedan mirando las encuestas”.

En una clara posición anti Cambiemos, el ex gobernador aseguró que “la UCR no puede seguir asociada al PRO, y somos miles los radicales que reclamamos que le pongan fin a esta aventura meramente electoralista. La UCR, no es una fuerza de derecha, ni tiene que ver con aquellas que se definen como tal. En un año electoral, y mientras un minúsculo grupo de supuestos referentes de la UCR se regodean porque comen un asado en Olivos con Macri, las mayorías sufren un ajuste desmesurado”.

Para terminar el diputado provincial afirmó: “Los radicales que respetamos el origen popular de nuestro partido y que vivimos este doloroso presente partidario con vergüenza, exigimos a nuestros dirigentes nacionales que desaten a la UCR de esta nueva página neoliberal en nuestra historia.

No somos eso, no queremos ser eso, nunca seremos eso”.