Freyre planteó que el ahorro hecho por el Municipio resintió los servicios

(Pueblo Regional) Tras los “rimbombantes” anuncios de la administración de Leonel Chiarella sobre el ahorro en horas extras y combustible logrado en el primer mes de gestión, el ex intendente José Luis Freyre, salió al cruce y consideró que ese ajuste se está notando en un resentimiento de los servicios.

Vale recordar que el primer reclamo de la ciudadanía fue por la reducción del riego, luego por la proliferación masiva de mosquitos y por estos días por los pastizales que abundan por toda la ciudad.

“Nosotros pudimos tener defectos en llegar a controlar la cantidad de horas extras y el combustible, pero claramente lo que ahorras en eso lo afectas en servicios. Si hay mosquitos, pastos crecidos, si hay dificultades en el tema de la limpieza, eso tiene que ver con las horas que afectas al servicio”, resumió Freyre en diálogo con Pueblo Regional.

A modo de ejemplo, el ahora secretario de Integración y Fortalecimiento Institucional provincial, señaló que “en verano, en lo estacional, como tenes las hojas en el otoño, necesitas o contratar más gente temporariamente, o le das más horas extras a tu personal, porque no alcanza con cortar el pasto de las 6 a las 12 o las 13. No alcanza con media jornada de trabajo”.

Por otra parte, con respecto a los vehículos municipales, el funcionario afirmó que el Municipio cuenta con 300 unidades, “algunas muy complicadas pero otras nuevas”.

En este punto retrucó a las críticas de la actual administración sobre el estado de la planta vehicular, al asegurar que “tienen el desgaste permanente de recorrer 300 kilómetros diarios, que los manejan distintas manos, que a veces por el uso no tienen el mantenimiento adecuado por falta de tiempo, pero también hay que decir que hubo una fuerte inversión en vehículos nuevos”.

Para cerrar y volver al punto de origen, Freyre afirmó que “está bien hacer los controles y ahorrar combustible, pero a veces eso puede incidir en la calidad de los servicios que se prestan. Yo recuerdo que no alcanzaba, si no se incorporaba más gente, con las cuadrillas que teníamos y medio día de trabajo para mantener la ciudad barrida, limpia, con pastos cortos, o con la recolección permanente en todos los lugares”.

 

Noticias Relacionadas