Fernández: “Tenemos que crear un plan para achicar los gastos sin deteriorar el normal desenvolvimiento de los servicios”

La crisis hídrica que atraviesa la región trajo serias preocupaciones en materia económica para las administraciones locales. Los cruces políticos, en muchos casos, impide la llegada de recursos que permitan paliar la situación. El caso de Melincué es emblemático: en medio de una emergencia máxima, las idas y vueltas entre la gestión provincial, representada por sus dirigentes regionales, y los funcionarios locales, cobra ribetes de farsa e impiedad.

Según el coordinador del Nodo Diego Milardovich no queda claro el uso que el presidente comunal Gabriel Rébora hizo de dos millones de pesos. Por su parte, Rébora denuncia que la Provincia no se hace presente y que hasta el momento la arena, el combustible, la alimentación y el alojamiento de los trabajadores, que implican 1.400.000 pesos en 20 días, son costeados íntegramente por la comuna.

Ante este panorama, Fabio Fernández, secretario de Desarrollo Económico de Venado Tuerto, anticipa los gastos que se generarán a partir de la crisis hídrica y explica que la declaración de emergencia realizada por la Municipalidad prevé el redireccionamiento de recursos para afrontar la contratación de bienes y servicios.

De acuerdo a Fernández, el intendente pidió que se llevara a cabo una evaluación de las diferentes áreas para considerar los insumos aportados por las secretarias. La necesidad va desde colchones y frazadas, hasta la provisión de bombas, generadores, maquinarias y la cobertura de las horas hombre trabajado. Esa ecuación suma alrededor de 2.900.000 pesos para desarrollar la primera parte de los trabajos.

“Tenemos un stock de insumos críticos y creamos una cuenta para ir costeando lo que sea necesario. Pero obviamente tenemos que afectar recursos presupuestados para otros programas. Estamos en condiciones para afrontar esa situación”, comenta Fernández, que detalla que se encuentran trabajando para puntualizar los sectores de los que se van a tomar recursos: “estamos pensando en dónde priorizar el tema de las contrataciones y horas extras. Tenemos que crear un plan para achicar los gastos sin deteriorar el normal desenvolvimiento de los servicios”.

En cuanto al impacto de la crisis sobre la actividad comercial e industrial, Fernández cree que va a tener efectos negativos en la economía local y va a retrasar la posibilidad de recuperación. “La industria depende mucho del sector agropecuario, y obviamente se iniciará un proceso de austeridad en las inversiones”, resume.

19.05.2017
3:55 Hs

Etiquetas: