En Venado: por persecución policial 5 muertes en dos años y medio, y por inseguridad 5 muertes en quince años

Ayer a la tarde se dio un nuevo caso de persecución policial por las calles de la ciudad. A partir de una pareja en moto que esquivó un operativo de control, se desarrolló una veloz persecución por la zona norte que puso en peligro la vida de las personas del barrio. Una simple infracción canjeada por la posibilidad de que se desatara una tragedia.

El abuso de autoridad policial, reflejado en sus prácticas y arbitrariedades, se traslada a un nuevo plano que en Venado adquiere una dimensión luctuosa: en dos años y medio hubo cinco muertos víctimas de persecuciones policiales. Más allá de los remanidos discursos manoduristas, para alcanzar la cifra de cinco muertos en casos de episodios llamados de inseguridad, hay que remontarse a un plazo de quince años. Es decir, el descontrol policial mata mucho más que la inseguridad. La imagen que ilustra esta nota es de uno de los más recientes acontecimientos en los que falleció una policía.

A las seis y media de la tarde, un patrullero cruzó por Leoncio de la Barrera a toda velocidad. Otra vez una imagen que trae recuerdos lamentables para la ciudad. Los pedidos de mayor seguridad –pese a que Venado Tuerto mantiene índices inhabitualmente bajos para la Provincia- parece habilitar todo tipo de prácticas para las fuerzas policiales. Testigos dijeron haber escuchado disparos al aire y describieron la velocidad con la que el móvil atravesó calles pobladas de chicos como “asesinos al volante”.

El Comando Radioeléctrico informó sobre la detención de una pareja que había huido de un control policial. Al llegar a San Martín y Basualdo, el hombre que conducía la moto se bajó y la mujer continuó hasta Basualdo y Lavalle, donde se detuvo y fue secuestrado el vehículo. En ese momento, llega una denuncia de una vecina que vio ingresar a una persona desconocida a una casa de San Martín y Basualdo. Al llegar la policía, de uno de los departamentos salió un vecino y dijo que adentro había un hombre que le había pedido que no lo entregue a la policía. Finalmente fue detenido y trasladado a la sede policial. El joven, de 21 años, quedó imputado por resistencia a la autoridad y violación de domicilio. La mujer, que es menor, sería encausada por desobediencia.

“Las persecuciones hay que tratar de no hacerlas, porque ponés en peligro la vida de personas inocentes. Hubo casos en el que murieron dos policías. Si pasa, que es muy común, no pueden dejar el operativo y perseguir. Lo que sí hace la policía es trabajar con el Comando, para que ellos las hagan. Pero con salvedades, para evitar hechos graves”, comentó el secretario de Gobierno, Jorge Lagna, quien además agregó: “el fin de semana se han trasladado al corralón alrededor de 68 motos y 11 autos por alcoholemia o falta de documentación”.

Un fuerte debate sobre la efectividad de los controles y el papel a cumplir por las fuerzas de seguridad, preservando la integridad física de los vecinos, se instala como necesario. Los pedidos vecinales de mayor rigor en lucha contra el delito no siempre se reflejan en mejores mecanismos para su combate, sino que abren las puertas a diversas formas de abuso de autoridad que suelen terminar con muertes.

30.01.2018
2:57 Hs

Etiquetas: