El Gobierno tendría un plan para sacarse de encima al PAMI

El “gran diario argentino” en su edición del 19 de mayo, en un análisis de uno de sus periodistas estrella, Nicolás Wiñazki, dejó en claro que lo que se viene tras el pedido de crédito al Fondo Monetario Internacional es más ajuste, y sin vaselina, como dicen en el barrio.

“Habrá más ajuste. Lo pide el Fondo Monetario Internacional. Y el presidente Mauricio Macri está dispuesto a ajustar. No solo para recibir fondos. Macri está convencido de que la Argentina debe perder la costumbre de vivir como si estuviera en superávit cada vez que entra en déficit”, afirma el escriba en el arranque de su análisis.

Unos párrafos más adelante, Wiñazki deja al descubierto que “existe un proyecto para achicar el histórico agujero negro de gastos del PAMI. El tema está en discusión. Interlocutores del Gobierno: los gremios más importantes de la CGT”.

En el medio está la convocatoria al “Gran Acuerdo Nacional” realizada por el Presidente que incluirá a los gobernadores del PJ, a la oposición, empresarios, agrupaciones sociales y a la CGT.

“Un ítem delicado para negociar con la CGT será el cambio del PAMI, la obra social de los jubilados”, plantea el periodista clarinesco, para luego relatar que “a mediados del año pasado, el médico Sebastián Neuspiller, coordinador Operativo de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), le entregó al Presidente un plan para mejorar la atención de los afiliados al PAMI. Con un criterio orientado en la salud pública, el plan de Neuspiller hace foco en las dificultades que trae a los jubilados dejar atrás la obra social de sus sindicatos al ingresar al PAMI. Historias clínicas, la atención personalizada de sus médicos, suelen extraviarse en una burocracia que colapsó”.

Según Clarín “la idea es que los grandes sindicatos de la CGT se queden con los aportes de los afiliados que se jubilan y que hoy transfieren al Gobierno para que vayan al PAMI. El objetivo es que sean las obras sociales gremiales las que se hagan cargo de la salud de esos jubilados. El proyecto avanzará siempre que cuente con el consenso de los sindicatos de la CGT. En principio, los grandes gremios no rechazan esta novedad. En cambio, sí lo hacen los sindicatos más chicos: les faltarían fondos para responder a la nueva demanda”.

La directora del PAMI Santa Fe, Jorgelina Ferreyra, salió al cruce de la nota del columnista porteño ante las inquietudes que el reporte generó entre los trabajadores de la obra social.

“Reitero que la información brindada por fuentes periodísticas NO ES OFICIAL (mayúsculas del original)”, sentenció la funcionaria macrista, y luego aseguró que el director ejecutivo del PAMI a nivel nacional, Sergio Cassinotti, le dijo que “no existe ningún plan de achicamiento” y “tampoco está en riesgo el trabajo de cada uno de ustedes en esta UGL (Unidad de Gestión Local) en ese sentido”.

En el último párrafo, la responsable del PAMI Santa Fe denuncia y ruega: “Estamos atravezando (sic) meses difíciles, donde las malas intenciones están dispuestas a generar angustias innecesarias. Les pido que confíen en nosotros y lleven tranquilidad a sus familias y a nuestros afiliados”.

 

Noticias Relacionadas