Dos festejos, dos países

25 de mayoEl ánimo popular al celebrar el 25 de Mayo en 2015, el último con Cristina Kirchner como presidenta, fue de felicidad. El silencio y la tristeza que se percibe este año, con Mauricio Macri como mandatario, muestra a las claras otro país.

Ya el sábado 16 de mayo de 2015 el diario La Nación anticipaba lo que sería una semana de festejos por el 205° aniversario de la Revolución de Mayo. “Habrá espectáculos y celebraciones durante tres días; el tedeum será en Luján”, se leía en la bajada del diario de los Mitre-Saguier.

“El último 25 de Mayo que la tendrá como presidenta no pasará inadvertido. Cristina Kirchner organizó una semana de festejos y tres días de recitales y celebraciones que cerrarán con un masivo acto que espera ser la gran demostración de fuerza final del kirchnerismo en las calles, cuando faltan sólo dos meses y medio para las elecciones primarias presidenciales”. Eso decía La Nación, casi diez días antes de los fastos centrales del 25 de mayo de 2015.

Pero no fue sólo La Nación la que dejó para la historia la enumeración de hechos políticos de profunda raíz popular que definieron, como en años anteriores y durante todo el período kirchnerista, la recuperación para las grandes mayorías de los símbolos patrios, y la celebración colectiva de las fechas que encarnaran la independencia y emancipación de la Argentina.

Lo que Néstor y Cristina Kirchner pusieron en valor en esos doce años, desde aquel día en que el primero de ellos asumió como presidente, fue que la fiesta era para todos o no era para nadie, y parte de la fiesta pasó por recuperar los espacios públicos, para que la celebración independentista y emancipadora fuera masiva, ruidosa, alegre y liberadora.

El mismo 25 de mayo del años pasado, el diario Perfil titulaba: “25 de Mayo militante: festejos en la Plaza, espectáculos y discurso presidencial”. El intento seguía siendo dar por sentada la “utilización” de las celebraciones patrias para capitalizarlas políticamente, como si eso fuera a contramano de los intereses populares. Pero en ese afán dejaban grabado en letras de molde, para la posteridad, de qué iban esos festejos en la era de la felicidad kirchnerista. Se podía estar criminalmente en contra, como lo estaban quienes decían que había que asesinar a CFK, pero no se podrá decir que el clima de esas fechas no fuera militante y literalmente espectacular.

La Nación publicaba una frase que no parece que saliera del tradicional diario representante de la oligarquía: “Cristina Kirchner será la oradora central. Como todos los años, el lunes feriado ante toda la militancia oficialista, ya se organiza para llenar la Plaza de Mayo en la última fiesta patria popular de los doce años kirchneristas”.

Fiesta patria popular. ¿Qué sobrevivió de todo eso a tan sólo un año de aquella “última fiesta patria popular”? ¿Qué se escribe hoy sobre el primer aniversario de Mayo bajo la égida macrista?

Clarín, este miércoles, titula así: “Macri asiste al Tedeum en la Catedral y luego ofrecerá un locro en Olivos”. Y en la crónica, el jefe de Gabinete Marcos Peña describe el tono y motivo de la celebración presidencial: “Es un tema organizativo, nos parecía lindo abrir las puertas de Olivos y fue una decisión de la familia presidencial para agasajar a los invitados, muchos de ellos de las organizaciones sociales”. Ése énfasis al destacar a las “organizaciones sociales”, denota una carencia, una falta, una ausencia de cualquier carácter popular en el festejo de este año. Una envidia profunda, al fin y al cabo.

Pero Clarín, no podía ser de otra manera, apuesta al retorno de la formalidad simbólica, esa que aparenta sintetizar lo que corresponde y ahuyenta toda posibilidad de contaminación demagógica. “Efectivos del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea con bandera y banda de música rendirán los honores correspondientes al Presidente en su pasaje desde la explanada de la calle Rivadavia de la Casa Rosada hasta la Catedral Metropolitana”.

En dos renglones, las palabras ejército, Armada, Fuerza Aérea, bandera y honores pretenden saldar la falta de afecto popular y poner en valor lo que en verdad importa, a Clarín y a la clase que tanto el Presidente como el diario representan, a la hora de hablar de festividades oficiales. Más protocolo que Patria, más símbolos que Pueblo, más formalidad que desmesura, esa que derrochan las grandes mayorías.

Clarín también juega con la idea de poder desplazar al kirchnerismo en el territorio del lenguaje. Publica, este mismo miércoles, un artículo que titula “25 de Mayo, la Patria de todos“. Lo firma Osvaldo Pepe, y en su primer párrafo ya muestra las hilachas de un ropaje que no puede disimular el odio de clase y la envidia que provocan las gestas populares: “Hoy es el primer 25 de Mayo en trece años sin la desmesura kirchnerista. Vuelve la idea de Patria como festejo colectivo. Macri asistirá al Tedeum en la Catedral Metropolitana, aunque con el contorno de un acampe de organizaciones sociales en la Plaza en demanda de más planes sociales. Y luego compartirá un locro con sus ministros en Olivos. Más allá del protocolo, finalmente, como en la infancia de las generaciones más veteranas, todos podremos invocar la palabra y el sentimiento por la Patria sin recibir la amonestación de un gobierno que aprovechó la celebración para transformarla en una efemérides propia, en un engolado conteo de cada año en el poder”.

Después de leer eso, queda claro que la persecución de que es objeto no ya la ex Presidenta sino todo el período kirchnerista se fundamenta en las virtudes de la última década y no en sus errores o defectos.

Lo cierto es que en este 25 de mayo no habrá felicidad popular expresada en las calles de un país en marcha. Habrá un silencio gris, una tristeza sombría, a puertas cerradas, con chispazos de resistencia aquí y allá, pero sin la certeza de que a cada paso pueda encontrarse a una compañera o compañero que marcha hacia el calor que genera la Patria en movimiento (F: Redacción Rosario).

banner-publicidad-webnova

banner-publicidad-webnova

puebloregional(280×180)

puebloregional(280×180)

banner-pueblo-reg

banner-pueblo-reg