Diego de Alvear: “Nosotros estamos en una isla flotante, tenemos las napas ahí al borde”

La situación de la zona suroeste de la provincia es alarmante. Su cercanía a la laguna La Picasa impone una preocupación permanente. Diego de Alvear es una de las localidades que está más complicada con las inundaciones. La situación es “muy delicada”, según detalla su presidente comunal, Daniel Sagardia, y agrega que empeoró muchísimo con la caída de 200 milímetros más durante los últimos días. La ruta 7 está cortada totalmente. Dice el presidente comunal: “el pueblo depende del transporte como una de las fuentes laborales más importantes. Y eso está complicado por el estado de los caminos rurales. Las estaciones de servicio están sacando empleados, el que tenía cinco, ahora deja uno”.

De acuerdo a lo que informa, el 60% del territorio con agua. En este momento, se está construyendo un canal aliviador, como una de las medidas para hacer frente a los temporales y darle una primera resolución al problema del agua. “Es una buena noticia, pero que va a ser a largo plazo. Hay que esperar por lo menos un año y medio, y que nos ayude un poco la naturaleza. Se pronostica para fin de mes otra lluvia. Eso nos sepultaría del todo”, dice Sagardia.

En ese marco, explica que las bombas del norte no están funcionando y el bombeo sur tampoco está dando resultados. Están entrando 70 metros cúbicos por segundo, una cantidad que sobrepasa cualquier previsión y capacidad de respuesta. “Jamás esperamos una cosa así, este crecimiento de La Picasa. Nosotros estamos en una isla flotante, tenemos las napas ahí al borde. Es tristísimo lo que se vive, no se puede tirar la cadena del baño”, sintetiza.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *