Después de 4.000 años no aprendimos nada

(Parte de la nota publicada en la edición papel de PUEBLO Regional) La discusión sobre la legitimidad o no de linchamientos a cacos y ladronzuelos llegó también a Venado Tuerto. Distintos referentes institucionales y sociales públicamente incurrieron en la apología del “homicidio calificado” y las “lesiones en banda”. “Si te roban dos, tres, cuatro veces harías lo mismo”, plantean. ¿Quién fue despedido arbitrariamente o estafado por un empresario, acaso tiene ese mismo derecho a ajusticiar a quienes le arruinaron su vida desde un escritorio? Una puerta peligrosa que desean abrir.

(Venado Tuerto) Las mismas voces venadenses que reclaman “políticas de Estado” a nivel nacional respecto a lo económico, hoy se levantan poniendo en tela de juicio una tradición que tiene que ver, nada más y nada menos, que con nuestra condición de sociedad occidental, cristiana y humanista. Fines de marzo de 2014 nos encontró reabriendo una discusión que ya se había cerrado hace 4.000 años (o sea 2.000 años antes de Cristo). En aquel tiempo, ante la desproporción y arbitrariedad en los castigos que se les propinaba a los ciudadanos (y entre los ciudadanos entre sí) un chabón de apellido Hammurabi, tratando de poner algo de civilidad o lógica al asunto, escribió en piedra ‘a tal delito, tal pena’. De esta forma, además de fijar la necesidad de que las leyes no cambien arbitrariamente y de un momento para otro y que las fije el Estado, plantó las bases de lo que en derecho se denomina “proporcionalidad”. Cuando un bien jurídico (propiedad, vida, integridad física) es afectado, el castigo por esa afectación debe guardar alguna relación lógica (proporción) con el perjuicio ocasionado. Después (mucho después) otro tipo de apellido “Juan Jacobo Rousseau” habló de “pacto social” y mencionó que los hombres, viviendo en sociedad, depositaban en manos del Estado el monopolio del uso de la fuerza, como para ponerle coto no solo al problema de que todo el mundo se mataba entre sí, sino al hecho irremediable de que el más fuerte o poderoso se impusiera sobre los demás.

Venado Tuerto y los militantes del “todos contra todos”
En Venado Tuerto todo esto volvió a cuestionarse. Increíble, pero algunos lo hicieron públicamente, en medios de comunicación y en redes sociales. En esta línea se enlistaron abogados, empresarios y dirigentes institucionales e incluso periodistas. Entre los abogados estuvieron al frente del planteo Alejandro Germani, dirigente del PRO Venado Tuerto y Fernando Mortarini, referente de Sergio Massa (Frente Renovador) en la ciudad. Entre los empresarios y dirigentes institucionales marcó posición Miguel Pandrich, importante empresario, ex presidente de la Cooperativa Eléctrica de Venado Tuerto y actual vicepresidente del Centro Comercial e Industrial de Venado Tuerto. Entre los periodistas Juan José Echeverría y Darío Schueri se encargaron, continuando la línea editorial que ambos trazan a diario, de reivindicar o “explicar” lo “comprensible” de lo que ocurría. Ergo: justificaron esos delitos, tan cuestionables como cualquier otro homicidio o agresión.

Abogados y referentes políticos a favor de los linchamientos
El Dr. Fernando Mortarini militó activamente la cuestión en varios medios audiovisuales. Y lo que expuso en esos medios lo escribió, por ejemplo, el 5 de abril en su facebook personal (cita textual): “hoy en un programa local de television, un dirigente K, que aclaro no es de la municipalidad, primero se rasgo la vestiduras por los linchamientos, y/o cualquier otra cosa que le haga a la gente, por ejemplo a un ladron,…pero luego dijo que si le tocaran un familiar, él respoderia de la misma manera….!.Se dan cuenta que es hipocrita criticar lo que nosotros hariamos en un caso asi….?..por favor BASTA DE HIPOCRESIA Y DE JUZGAR A LA GENTE PERMANENTE ATACADA Y VULNERADA!!…. A LA GENTE NO LE QUEDA OTRA..Y ACTUA COMO NO DEBIERA!!!!… por AUSENCIA Y DESIDIA DEL ESTADO .!!!.Por lo que estos, actuen en favor de la gente honesta y trabajadora y se dejen de recitar estupideces a traves de voceros en los medios de comunicacion…!..A ese dirigente le recomiendo, que lea lo que puse de PERON!..”la violencia en manos del pueblo..no es violencia.. ES JUSTICIA..”.
El mismo profesional del derecho, el 2 de abril, posteaba: “El gobierno nacional, ahora sale atacar a los “linchadores” y los que hacen justicia por propia mano, para sacarse de encima lo que ellos mismos generaron, dejando que proliferen delincuentes hasta en los lugares mas remotos e impensados de la Argentina. Y lo hicieron, creando la sensacion que hagan lo que hagan..NADA LES PASARA!!, nombrando jueces en la Corte Suprema, perversos anarquicos, disregadores sociales..que bajaron permanentemente esa linea…en defensa del “pobrecito delincuente”…Tambien lo hicieron nombrando jueçes y fiscales que solo garantizaron el derecho de los malvivientes…Lo generaron, dejando sola a la gente, con la sensacion de invasion permenente de estos personajes, Y SIN SEGURIDAD DE NINGUN TIPO…!!!. Dividieron la sociedad y subirtieron toda clase de valores-…….hoy surgen consecuencias de ello…. que no quieren pagar…..!Y OTRA VEZ …QUIEREN QUE LO PAGUE..EL CIUDADANO TRABAJADOR, Y QUE SOLO SE DEFIENDE A FALTA DE ESTADO…..!” (Nota del Editor: la cita es textual del facebook).

Las redes sociales y los dirigentes
Miguel Pandrich, empresario, ex presidente de la Cooperativa Eléctrica de Venado Tuerto y actual vicepresidente del Centro Comercial e Industrial de Venado Tuerto asumió en su facebook una posición que se evidenciaba reivindicativa de este tipo de hechos de violencia por mano propia de muchos contra pocos (ver capturas de su facebook que ilustran este artículo), pero en diálogo con PUEBLO Regional Radio (LT29, sábados a partir de las 10) fijó su postura: “Lo que yo pongo en facebook no es exactamente lo que pienso. A mi me gusta saber qué es lo que opina la gente, entonces uso ese medio para saber cuánta gente opina de esa forma”. Pese a que colgar en facebook una postura, sin aclarar que se trata de una pregunta, o sin dejar expresa la discrepancia, parecería a priori implicar adhesión; y aceptando la explicación de Pandrich; el dirigente si expresó su indignación “por la inacción de todos los políticos que no hacen nada y mienten todo el tiempo”. Y vinculó este tema con que el poder político “tienen atados de pies y manos a la policía” ya que “si detienen a un choro robando, y cuando lo agarran del brazo le dejan un moretón; le hacen un sumario y lo dejan sin trabajo”(sic). De esta forma, Pandrich plantea que la cuestión de los derechos humanos acaba siendo un obstáculo que va en contra de la posibilidad de tener mayor seguridad. Cuando se le planteó lo peligroso que resultaba dejar abierta la puerta de la justicia por mano propia puesto que, quien quedaba desocupado por un despido arbitrario podía sentirse tan violentado (o más) que aquella persona a quien le roban la cartera y recurrir, por tanto, a ejercer violencia sobre su ex patrón, o las situaciones de estafa; Pandrich se encargó de aclarar “que una cosa son los delitos de robo y la violencia, o que te maten; y otro distinto las cuestiones económicas, donde son las reglas del juego. Uno sabe que si deposita en determinado lugar cereal, y quiebra la empresa, asumió ese riesgo”. Y que “los empresarios no están obligados a perder dinero. Si hay que cerrar, se cierra (aludiendo a la situación social surgida luego del cierre del JBS-Swift)”.

09.04.2014
2:39 Hs

Etiquetas:

BANNER WEB

BANNER WEB

publicidad

publicidad