Cumplió 100 años y todo María Teresa la homenajeó: la historia de Feni, la italiana que arribó a Argentina a sus 13 años

María Teresa estuvo de festejos porque el miércoles 13 una de sus habitantes, conocida por todos como “Feni”, cumplió nada más y nada menos que 100 años y el Concejo decidió homenajearla nombrándola Ciudadana Ilustre de la localidad.
 
Fénix Francisca Serra de Pinazzi nació el 13 de enero de 1921 en la localidad de Gambolo, provincia de Pavia, Italia. Con tan solo 13 años viajó a Argentina con su mamá en un barco a vapor. Juntas navegaron por 14 días para llegar al encuentro de su padre quien ya había emigrado en busca de un nuevo futuro para la familia. Estas historias están tan presentes y tan claras en la memoria de la protagonista que hasta es capaz de recordar con tristeza la primer noche en el país, describiendo con detalle el dolor que le ocasionó tener que dejar a cientos de kilómetros a su “abuelita italiana”. Feni recuerda todo de su ciudad natal, su maestra, sus amigas de la infancia, todo está gravado en su memoria como si solo hubiesen pasado unos minutos de aquel momento.
 
Esta familia, como tantas otras, comenzó así su historia en un país al que desconocían por completo, sin saber siquiera el idioma pero con la esperanza de mejorar su calidad de vida y encontrar aquí un mejor futuro. Cada día, Feni aprendía, gracias a las enseñanzas de una vecina de origen ruso, castellano pero también las costumbres del lugar y poco a poco fue adaptándose a la vida aquí.
 
A los 15 años, su padre fallece y deciden mudarse a María Teresa. Escuchando acerca de la vida de Feni uno no puede más que asombrarse por la valentía y fortaleza con la afrontó cada embate de la vida. Allí encontraría su primer amor, con quien tuvo 2 hijos, Elo e Irma. Años más tarde, nuevamente tuvo que lamentar la pérdida de un ser querido, su esposo y todo pareció derrumbarse, pero su obstinación y perseverancia le permitieron una vez más ganar la pulseada. A los 31 años vuelve a
formar pareja y de ese amor nace una niña a quien llamaron, Vilma.
 
Feni fue la modista estrella del pueblo e incluso de la zona, vistió a decenas de novias y su pasión por la costura le permitió también ser el sustento económico. Una vida admirable, cargada de emociones y sentires, una mujer que luchó a “capa y espada” por sus seres queridos y que hoy tiene su regocijo en una gran familia que la acompaña y cuida como supo hacerlo ella. Seis nietos, once bisnietos y el respeto de toda su comunidad.
 
Días atrás fue nombrada Ciudadana Ilustre de María Teresa un homenaje que inmortalizó a esta mujer que se merece todos los aplausos.

SFEdepie_300x300

SFEdepie_300x300
   

Noticias Relacionadas