Coronavirus en la Argentina. Alberto Fernández «No me van a torcer el brazo. Voy a cuidar a la gente antes que nada»

El presidente Alberto Fernández anunció una nueva prórroga de la cuarentena por el coronavirus hasta el 24. A partir del lunes, salvo la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, el resto del país avanzará hacia una reapertura progresiva, lo que implica la movilidad del 75 por ciento de la población y la posibilidad de habilitar actividades sin autorización del gobierno nacional.

Por primera vez desde que comenzó la cuarentena, que cumplió 51 días, el país se dividió en dos. La zona metropolitana, que componen la Capital y los 26 municipios del conurbano, mantendrá restricciones de movilidad y las autoridades locales deberán tener el permiso de la Nación para abrir actividades. El cambio más importante tiene que ver con que los menores podrán salir los fines de semana acompañados por sus padres.

Además, en el día récord de contagios – se sumaron 240 casos – y con una fuerte crítica a los que promueven el fin de la cuarentena en favor de abrir la economía, el Presidente adelantó dos decisiones claves: buscará prorrogar la prohibición de despidos sin justa causa o por fuerza mayor y mantendrá el congelamiento de las tarifas de servicios públicos.

La razón para mantener a los dos distritos en la misma fase de la cuarentena, según explicó el Presidente en una conferencia de prensa que brindó con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador Axel Kicillof, es sencilla: el área, donde viven unas 10 millones de personas, concentra el 86,2% de los contagios y la velocidad de duplicación de casos es de 18 días, mientras que en el resto del país está en 25.

«Les pido a los porteños y a los vecinos del Gran Buenos Aires paciencia. Acá está concentrado casi todo el riesgo de la pandemia. En la ciudad y el conurbano siguen las cosas como están hoy: el Poder Ejecutivo analizará si hay condiciones para habilitar actividades», dijo el jefe del Estado durante su presentación, en la que volvió a utilizar gráficos y comparaciones con otros países para reforzar su mensaje.

Requisitos para las empresas

En todos los casos, las empresas que sean autorizadas por el gobierno nacional deberán tener antes un protocolo sanitario aprobado por la provincia. Además, las empresas deberán proveer el transporte a sus empleados.

Desde el lunes, en el resto del país serán los gobernadores y los intendentes los que tendrán la responsabilidad de habilitar las nuevas actividades y controlar la aplicación de los protocolos sanitarios.

«La Argentina sigue el proceso como lo esperamos. Se ralentizó la cantidad de casos, las cosas están ocurriendo como lo planeamos. Hemos sido muy estrictos en este tiempo, todos los argentinos lo han hecho de un modo magnifico. Estamos logrando los objetivos, pero no ganamos la batalla», destacó el Presidente.

Por otro lado, Fernández se refirió a lo que definió como el «problema de la economía» durante la cuarentena. «Nosotros sabemos el padecimiento de los que no la están pasando bien, de los que no pueden trabajar. Pero lo que más nos preocupa es la salud de nuestra gente», dijo el mandatario.

En este sentido, Fernández comparó los casos de Suecia y Noruega. «Suecia tiene casi tres veces más muertos que Noruega, para comparar dos países similares. En Suecia no se hizo cuarentena y en Noruega sí», dijo.

«Cuando me dicen que siga el ejemplo sueco, la verdad, lo que veo es que Suecia con 10 millones de habitantes hoy cuenta más de 3000 muertos por el virus. De haber seguido ese ejemplo nosotros hoy tendríamos 13.000 muertos», dijo Fernández.

Por otro lado, el mandatario criticó la idea de que no tener cuarentena es mejor para la economía y citó el caso de la suba del desempleo en Estados Unidos. «Digo todo esto para que no mientan más. Generan ansiedad en la gente», dijo.

«No me van a torcer el brazo. Voy a cuidar a la gente antes que nada. Terminemos con esta discusión, que nos han metido falsamente, que si abrimos la economía vamos a estar mejor. Si abrimos la economía, vamos a terminar como terminó Suecia».

Sobre el papel de los gobernadores, Fernández dijo: «Su trabajo ha sido magnífico. Tengo la alegría de decir que estamos logrando los objetivos, pero no hemos ganado la batalla».

 

Noticias Relacionadas