Conmoción mundial por la muerte de Diego Armando Maradona: la cercanía con nuestra región en su paso por Newell’s Old Boys

El astro de todos los tiempos falleció en su casa, tras una descompensación y cuando se recuperaba de una operación en su cabeza. El 30 de octubre había cumplido 60 años. El mundo del fútbol lo llora.
Murió Diego Armando Maradona. La noticia parece increíble pero ahora es verdad. Según medios de Buenos Aires, se descompensó en su casa, donde se recuperaba de una operación en su cabeza. Este miércoles por la mañana, varias ambulancias se habían apostado en el frente de su domicilio en Nordelta, para tratarlo por una descompensación que, según los primeros datos, derivó en un paro cardiorrespiratorio que acabó con su vida.

Este miércoles, sobre el mediodía, la salud de Diego Armando Maradona volvió a alertar a todos: según periodistas cercanos al histórico crack, sufrió una descompensación en la casa donde llevaba adelante la recuperación de la operación que le realizaron por un hematoma subdural.
Según las primeras versiones, el entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata fue atendido por un vecino que es médico y por una enfermera de Swiss Medical que se encontraba en el lugar.

Muchos de quienes habitan nuestro sur santafesino tuvieron la oportunidad de verlo y poder tenerlo más cerca cuando el 10 jugó en Newell’s Old Boys, entre 1993 y 1994. Pese a la fugacidad de ese paso, el vínculo siguió siendo intenso hasta los últimos días
Desde aquel inverosímil 1993, cuando Diego Armando Maradona pisó el estadio del Parque para una práctica multitudinaria como ninguna, la relación entre el 10 y la ciudad de Rosario cambió para siempre. Y sobre todo del lado rojinegro, se construyó un puente de amor y afecto perpetuo.

En octubre del año pasado, con el buzo de entrenador de Gimnasia de La Plata (el club que le dio la posibilidad de volver a dirigir y a trabajar en su país), Maradona desembarcó en el Marcelo Bielsa y fue agasajado por la dirigencia y los hinchas.

 

Noticias Relacionadas