Boyle graficó que las ventas de autos “se cayeron como un piano”

En los primeros meses del año el sector automotriz se encontró con niveles récord de ventas y los medios de comunicación oficialistas se ufanaban en sus tapas con la revolución productiva en marcha y pronosticaban que se iba a cerrar 2018 con un millón de unidades vendidas.

Sin embargo, la fiesta no llegó ni a mitad de año y la caída que todavía no encontró su piso dejó a muchos fuera de juego.

Esteban Boyle, que además de productor agropecuario y presidente de la Sociedad Rural venadense, es propietario de la concesionaria de autos Matassi e Imperiale, describió que “el furor duró hasta mitad de año, que ya habíamos superado las 500 mil unidades vendidas en el país y se hablaba de cifra récord y superar el millón de vehículos, pero se cayó todo como un piano. Creo que cerraremos el año con 750 mil a 770 mil unidades, es decir que estamos en la mitad de lo que vendimos en los primeros seis meses”.

Para el empresario el problema pasa por la inexistencia de créditos confiables para realizar este tipo de inversión, además de los autos que empezaron a ingresar desde Brasil que por su crisis propia también comenzó a tener un sobre stock.

A modo de ejemplo de cómo se manejaron las plantas automotrices para tratar de colocar su producción, Boyle describió: “Si vos al comprador le pedís el precio de lista de una VW Suran te sale 650 mil pesos, pero con los incentivos que te da la fábrica hoy para poder mantener la venta, la podes comprar con 400 mil. Hay incentivos y descuentos de hasta 250 mil pesos en una unidad”.

En la misma línea explicó que uno de los sistemas de venta más castigados es el plan de ahorro: “Vos ibas pagando una cuotita para llegar al 0 kilómetro, pero resulta que pagás 600 por un auto que vale 400. A eso hay que sumarle que está muy tranquila la calle. La gente se cuida mucho de meterse a un crédito con las actuales tasas de interés. Hoy estamos hablando de una tasa atractiva de 36 por ciento cuando antes estaba a 6,5 por ciento”.

El alza del dólar también afectó al mercado automotriz. “El dólar paso de 19 pesos en marzo a 38 en la actualidad, un ciento por ciento de aumento. El auto debe haber aumentado un 90 por ciento. Cuando el dólar bajó, mandaron la nueva lista de precios con un aumento del 4 por ciento”, remarcó el empresario.

A pesar de lo grave que es la situación, Boyle destacó que “no hemos llegado a desprendernos de gente en las concesionarias, pero te puedo asegurar que estamos todos al rojo vivo pagando con mucho sacrificio los salarios y haciendo malos negocios para seguir manteniendo el circo abierto”.

banner-publicidad-webnova

banner-publicidad-webnova

puebloregional(280×180)

puebloregional(280×180)

banner-pueblo-reg

banner-pueblo-reg