A veinte años de la muerte de Natalia Fraticelli, un misterio que nadie resolvió

El 20 de mayo de 2000 una noticia sorprendió a los habitantes de Rufino: Natalia Fraticelli, la hija del juez de Instrucción penal de la ciudad, había muerto. El cuerpo fue encontrado por los padres en la cama de la joven de 15 años y ellos mismos dijeron que tenía una bolsa de nylon en la cabeza. El hecho enseguida dio lugar a diversas hipótesis, aunque con el correr de los días las miradas recayeron sobre Carlos Fraticelli y Graciela Dieser, los padres de Natalia.

Pocos días después la mujer fue detenida, y en noviembre de ese año también él fue apresado. Se inició entonces un largo proceso judicial que llevaría años. Con el tiempo, Fraticelli y Dieser fueron condenados a prisión perpetua como autores del asesinato de su hija ya que supuestamente la habían estrangulado. Pero ese fue sólo el principio del derrotero judicial del caso, ya que años después ese proceso fue anulado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Ese fallo ordenó hacer un nuevo juicio, en el que Fraticelli y Dieser terminaron absueltos.

Los errores cometidos durante la investigación merecieron severas críticas del máximo tribunal de la Nación y desencadenaron, años después, el cambio del sistema de enjuiciamiento escrito y secreto por el oral y público.

A días de que se cumplan veinte años de un caso que quedó sin resolver, ya que nunca nadie explicó con certeza cómo murió Natalia, este fue sin duda uno de los casos más resonantes de la historia judicial de la provincia.

Fuente: La Capital
 

Noticias Relacionadas